Cargando...
Un plan de emergencia, un proyecto temporal

Un plan de emergencia, un proyecto temporal

La llegada de Miguel Herrera al América me parece más un simple parche que una nueva superficie para empezar a construir algo nuevo en Coapa.

La duración de su contrato y lo cauteloso que se nota al técnico y a la directiva cuando hablan de los jugadores transferibles, nos invita a pensar que serán pocos los que se irán y otros tantos los que llegarán. De entrada, Herrera llegó diciendo que hay un gran plantel y que espera quedarse con la mayoría de los futbolistas que lo integran.

En otras palabras, no quiere arriesgarse a armar un equipo demasiado renovado porque no cuenta con el tiempo para hacerlo funcionar como él pretende y necesita que la mayoría de los jugadores ya se conozcan.

El problema que encuentro en ese sentido es que el plantel ya está muy desgastado, lleva acumulando fracaso tras fracaso y técnico tras técnico sin que se haga una renovación profunda en cuanto a los jugadores.

Pero vuelvo al comienzo, al menos en lo personal, percibo que se está tratando de superar los próximos seis meses de la mejor manera posible sin hacer ajustes demasiado profundos en el plantel, que la afición se distraiga un poco del penúltimo lugar, para que cuando llegue el verano y el tiempo lo permita, se pueda hacer una mayor cantidad de movimientos, quizás hasta con técnico nuevo, dependiendo de las cuentas que entregue el ex atlantista.

En efecto, tendría que ser demasiado buena la labor de Herrera con este equipo para que se gane la aceptación general del aficionado. Me atrevería a decir que sólo una final, un título, o un despliegue futbolístico espectacular como el que consiguió Leo Beenhakker en los 90, le garantizaría una extensión de contrato al "Piojo", porque cualquier logro menor que ese, al americanista sencillamente no le interesa ni mucho menos le satisface.

Por otro lado, pienso que el cambio de entrenador y la duración de su contrato no favorecen en nada al desarrollo de los jóvenes americanistas, que parecen ser los más perjudicados con todos estos movimientos organizacionales.

Miguel Herrera esperó mucho tiempo para una oportunidad como esta y hará todo lo posible por aprovecharla. El problema es que solamente tiene seis meses para empezar a cosechar éxitos y de ninguna manera se puede esperar que los juveniles cuenten con la paciencia necesaria para su desarrollo en el primer equipo.

Para empezar, ya se habla de la posible llegada de Moisés Muñoz a la portería de las Águilas, tapando la salida de chicos formados en Coapa como Hugo González o Leonín Pineda. Lo mismo sucedería si llega Christian Bermúdez, hombre de plena confianza de Herrera que le dejaría menos oportunidades a jóvenes como Raúl Jiménez, Lugiani Gallardo o Luis Olascoaga, por ejemplo.

Y me pregunto, ¿realmente Muñoz y el Hobbit son tan buenos como para marcar una diferencia importante en el América? Yo lo dudo, me parece que a este equipo le urgen otras cosas como uno o dos centrales de primer nivel, o un enganche y un segunda punta que marquen la diferencia que no han podido marcar Montenegro y Vicente Sánchez, por ejemplo.

En otro tema, la llegada de Jesús Ramírez a la dirección de fuerzas básicas me parece una terrible equivocación, no porque el señor no sea bueno trabajando con los jóvenes, pero por la forma tan grosera de despojarle el puesto a Vinicio Bravo, quien había heredado el cargo de Alfredo Tena, que al igual que Zague fueron removidos como si ellos fueran los responsables de las vergüenzas americanistas.

Ahora bien, ya lo nombraron y sólo espero que su contrato no sea igual que el de Miguel Herrera, de sólo seis meses, porque lo que menos se necesita en este momento es que a los jóvenes les estén cambiando de formadores cada semestre.

En fin, ojalá que Herrera sepa encontrar el equilibrio que le ha faltado a sus equipos y que no sea uno más de los técnicos que pasan por este club sin poder llevarlo a donde su historia le exige. Ojalá que Chucho entienda que su papel es formar y preparar jóvenes futbolistas con mentalidad ganadora, y que lo logre en abundancia. Y por último, ojalá que a la nueva directiva le funcione su estrategia de rescate inmediato para que a partir de ahí se puedan construir bases sólidas para un futuro exitoso.

Tu opinión nos interesa, compártela con respeto.

Por Artemio Flores, Director Editorial de AméricaMonumental.com
Twitter@Arte_FloresMtz
Foto: Mexsport

Comentarios