Cargando...
Detrás del arco:

Detrás del arco: "La directiva al mando"

Debería de dar vergüenza. En la etapa de Michel Bauer, la directiva americanista era lo más ridículo que tenía ese equipo. Hoy las cosas han cambiado. La plana mayor de los azulcremas, encabezada por Yon de Luisa, Ricardo Peláez y José Romano, es de lo más grande que tienen las Águilas.

Yon de Luisa dio un golpe en la mesa. Podrá gustar o no gustar. Pero De Luisa reaccionó como un directivo americanista tendría que hacerlo. Vamos por partes.

Tigres planeaba un viaje de más de 30,000 aficionados al Estadio Azteca. Esta cantidad de gente no sería mucha si los americanistas metieran 70,000. Tristemente eso no pasa; hace mucho no pasa y hasta que cambien muchas cosas en el América, volverá a pasar.

La directiva de las Águilas sabía que si dejaba la reacción en manos de su afición, no hubiera podido evitar la humillación de que Tigres fuera local en el Azteca.

Subir los precios. Planear una estrategia para que los americanistas logren estar y que los de Monterrey no hagan una fiesta en el Coloso de Santa Úrsula es algo muy rescatable para Yon de Luisa. A cualquier otra directiva le hubiera valido.

Que la directiva funcione; un pendiente menos. Pero hay cosas que siguen preocupando. Hasta cuándo la afición del América será tan comodina, tan pasiva, tan fría. No los culpo, la vida ha sido dura en el pasado reciente. Pero no por eso debieron de dejar de estar. Tienen que estar siempre.

Que el último campeonato haya sido en el 2005, que no haya un tipo con carácter y americanismo en el terreno de juego, que exista más el amor propio que el amor por la camiseta y que no haya identidad, son cosas que se me ocurren del porqué la afición del América dejó de pesar de local.

Para que la afición regrese, tiene que regresar antes el América; que lleva rato perdido. Este equipo está haciendo un buen trabajo, seguramente saldrá campeón, pero falta poner ese americanismo que la gente extraña. Sentido de pertenencia.

Por lo pronto, Yon de Luisa rescató al americanismo de una humillación. Así seguirá siendo. Pero estaría bien que la afición también defendiera lo suyo. Toda la afición, no sólo unos cuantos.

Tu opinión nos interesa, compártela con respeto.

Por Nicolás Romay, colaborador de AméricaMonumental.com
Twitter: @NicolasRomay
Foto: Mexsport

Comentarios