Cargando...
Ese déficit llamado balón detenido

Ese déficit llamado balón detenido

De los tres goles que América sufrió contra Santos, dos fueron producto de la pelota parada. ¿Qué se trabaja en la semana?

Si bien la histórica remontada del 1-3 al 5-3 del equipo en casa frente a Santos Laguna lo deja prácticamente clasificado a la semifinal, el Azulcrema no debe relajarse. La vuelta, como visitante, será muy complicada contra un muy buen conjunto. Además, la emoción de la goleada no debe tapar el análisis de la actuación grupal, que a nivel defensivo fue muy mala. Y eso se puede llegar a pagar muy caro...

Dos de los tres goles que el rival le anotó a América en el Estadio Azteca fueron con la pelota detenida: en el primero, que significó el 1-1 parcial, Rodolfo Salinas cabeceó en las narices de Moisés Muñoz en el área menor. Tras el centro, ninguno de los defensas marcó como correspondía y dejó prácticamente solo al futbolista visitante para poner el empate. Después, la muy buena maniobra de Salinas hizo el resto.

Por otra parte, en el 1-3 a cargo del uruguayo Ribair Rodríguez, otro centro al corazón del área dejó muy mal parada a la zona defensiva americanista, que ni lo marcó y dejó que Ribair hiciera lo que quisiera con el solitario Muñoz, que nada pudo hacer en ninguno de los tantos. A pesar de que luego llegó la histórica remontada debido a una gran noche de Raúl Jiménez, el aspecto defensivo dejó muchísimas dudas de cara al futuro.

La incógnita viene sola: ¿qué es lo que trabajan Antonio Mohamed, su cuerpo técnico y los jugadores durante la semana, en cuanto a las jugadas con balón detenido? Si se quiere salir campeón otra vez, no se pueden seguir cometiendo este tipo de horrores.

Repasa ambas fallas de la defensa americanista:

El 1-1 de Salinas:



El 1-3 de Rodríguez:

Comentarios